IGLESIA PERSEGUIDA

IGLESIA PERSEGUIDA

domingo, 11 de marzo de 2018

DOMINGO 11 DE MARZO DE 2018, 4º DE CUARESMA - DOMINGO DE LAETARE


«TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO, QUE ENTREGÓ A SU UNIGÉNITO»



     El cuarto Domingo de Cuaresma, domingo llamado de gozo, de alegría, nos presenta, como no podía ser de otra manera, la alegría de la salvación que nos trae Jesús.
¿Cuáles serían las fuentes de la alegría que el Evangelio de San Juan nos invita a beber?
1.  -  Como Moisés elevó la serpiente, así será elevado el Hijo del Hombre como nuestro Redentor. Este texto nos recuerda a los israelitas en el desierto, que cuando les mordía la serpiente se curaban mirando al estandarte que Moisés hizo en el desierto. Nosotros, también mordidos y heridos por “la serpiente”, por el pecado, nos curamos mirando a Cristo Crucificado que tiene abierto y herido de Amor el Corazón ¡Sabemos, Señor, que tus heridas nos han curado!
2.  -  Creer es ser felices y dichosos. “Felices los que han creído” porque “quien cree tiene vida eterna”. La fe vivida nos lleva siempre a tener vida abundante que comienza con la vida de gracia, como una fuente “que salta hasta la vida eterna”. Sin una vida de fe no hay plenitud de vida y, por ello, tampoco hay felicidad plena.
3.  -  Por último, la clave de nuestra vida cristiana, lo sustantivo, lo esencial, es que “TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO QUE LE ENTREGÓ A SU HIJO ÚNICO”. La expresión más acertada es: ASÍ AMÓ DIOS AL MUNDO y, por otra parte, sabemos el sentido sacrificial que habla de entrega, que siempre nos recuerdan las palabras de la Consagración en la misa: “ESTE ES MI CUERPO QUE SE ENTREGA POR VOSOTROS.
     Este domingo, poco a poco, nos va acercando al Misterio central de nuestra fe celebrado místicamente  y que es el Triduo Pascual. ¿Cómo acercarnos con asombro? Mirando al Señor que nos llama a ser sanados de místicas heridas por la fe que nos lanza a “amar hasta el extremo”.

+Francisco Cerro Chaves - Obispo de Coria-Cáceres


No hay comentarios: