IGLESIA PERSEGUIDA

IGLESIA PERSEGUIDA

sábado, 29 de septiembre de 2018

DOMINGO 30 DE SEPTIEMBRE DE 2018, 26º DEL TIEMPO ORDINARIO

«EL QUE NO ESTÁ CONTRA NOSOTROS ESTÁ A FAVOR NUESTRO»



     Los textos del Evangelio siempre son agua fresca, siempre son salvíficos y, casi siempre, desconcertantes. Marcos, desde sus enseñanzas, nos propone unas cuantas claves fundamentales para el discípulo, para los que siguen a Jesús.
     Primero, siempre sumar, no restar. Somos todos muy dados a que los que no son “de los nuestros” casi no les damos la posibilidad de hacer el bien o los cuestionamos, incluso hasta con prohibirles que anuncien la Buena Noticia.
     Las palabras de Cristo destrozan toda envidia, todo agravio comparativo, dejarlo porque quien habla bien de mí, quien hace maravillas en mi nombre, no puede estar en contra de mí. Siempre sumar y seguir.  Los que hemos estado muchas veces en Tierra Santa recordamos ese vaso de agua fresca dado en su nombre en el calor de lugares desérticos.
     La lógica de dar lo que se nos da, acogido con agradecimiento, nos abre al profundo gozo de quien disfruta hasta de las cosas pequeñas que, con amor, son tan inmensas como el Corazón de Cristo.
     Más chocante y actual en nuestro tiempo y siempre, son los escándalos que apartan de la fe a tantos inocentes y que se ven envueltos en ofrecimientos que matan y dejan sin esperanza el corazón. ¡Ay de aquellos que provocan los escándalos! Habría que afirmar siempre, con la rotundidad que dice Jesús, todo aquello que escandalizando puede llevar a tanta gente a no poder seguir por el camino   de la senda estrecha.
     Hay que cortar con todo aquello que nos haga pecar, escandalizar, apartar a todos, especialmente a los más inocentes, del camino de la salvación. Deberíamos cortar sin piedad con todo aquello que nos aparta de Dios y que nos mete en situaciones graves, muchas veces enredados y sin poder salir, con el peligro de perdernos y perder a otros.
     Rompamos con aquellas situaciones de ambigüedad que matan el corazón, con aquellas páginas en Internet que es necesario cortar porque huelen a muerte, a destrucción, a escándalo. No seamos ingenuos, es mejor entrar en el cielo y en la vida cortando con aquello que nos impide vivir antes que perdernos y ayudar a perderse a tantos otros.


+ Francisco Cerro Chaves - Obispo de Coria-Cáceres 



No hay comentarios: